La Diáspora puertorriqueña y su rol en la vida de aquellos Boricuas que se mudan hacia los Estados Unidos

“Una tarde me fuí
hacia extraña nación
Pues lo quiso el destino
Pero mi corazón
Se quedó frente al mar
En mi viejo San Juan”

 

Esta estrofa de la canción “En Mi Viejo San Juan” describe muy bien la historia de muchos puertorriqueños que por cosas del destino tuvieron que alzar vuelo y dejar Puerto Rico. Este grito hecho canción ha viajado el mundo, artistas de diferentes países la han interpretado haciéndola suya, porque su mensaje tiene vigencia en el corazón de todo aquel que dejó atrás su patria.

 

En la actualidad estas letras cobran mayor significado aún, porque Puerto Rico está enfrentando una acelerada migración de familias que se ven forzadas a salir del país a raiz de la crisis causada por el huracán María.  Conocemos muchas familias que lo han perdido todo, desde sus viviendas, sus trabajos, sus estudios, su salud e incluso algunos han perdido un ser querido, otros en cambio, se encuentran solos en medio de la desesperanza.  Por lo que antes de juzgar, debemos analizar cada situación particular, ponernos en los zapatos del otro y aportar en la búsqueda de soluciones.

 

Ciertamente, el que más y el que menos tiene un familiar que partió años antes hacia los Estados Unidos u otro país. Ese pariente fue el que poco a poco se llevó a la familia consigo y les ayudó en sus inicios, o el que aún continúa ayudando de alguna manera a su familia en Puerto Rico. Aprendimos a través de la historia, que familias enteras se mudaban fuera del país y vivían bajo el mismo techo o en un mismo complejo residencial y se ayudaban unos a otros. A ellos se les sumaban los amigos, que luego pasaban a ser la familia extendida.  ¿Por qué entonces, en lugar de criticar al que se va, no retomamos esa antigua costumbre y nos apoyamos?  Así como ayudamos antes, enviando suministros a la isla, ahora necesitamos manos para abrir caminos a los que llegan desorientados a un país que le es extraño.

 

La buena noticia es que muchos estados como la Florida, Nueva York, Chicago, entre otros han establecido Centros de Bienvenida para los puertorriqueños que recién se mudan.  Pero la realidad es que esas iniciativas y las ayudas de FEMA son temporeras, tanto así, que ya algunas cerraron operaciones y otras están a punto de hacerlo. Por lo tanto, no podemos esperar a que la ayuda termine para mobilizarnos a buscar opciones viables para esos cientos de familias que están sin hogar permanente.  El problema pudiera ser aún mayor de no resolverse a tiempo, dado que estaríamos enfrentando un aumento considerable de desamparados viviendo en las calles.  Nuestro rol como Diáspora puertorriqueña es velar por el bienestar de nuestros compatriotas.  Es un deber comprometernos con promover los recursos disponibles y a su vez, velar porque sus derechos no sean violentados y que la ayuda disponible la reciba quien así la necesite. “Hoy por ellos, mañana puede ser por nosotros.”

 

A continuación encontrará recursos disponibles por estado, información que nos comparte la organización Diáspora X Puerto Rico en su sitio web.  http://www.diasporaxpuertorico.org/loquenecesitas.php22405778_132813140801156_2659596187440431033_n* Asimismo, agradecemos que comparta información de alguna otra ayuda disponible en su área escribiendo al correo electrónico: info@diasporaXpuertorico.org

Advertisements

Todos Podemos Hacer La Diferencia

 

Si estás interesado en hacer la diferencia en la vida de una familia en Puerto Rico te presento varias opciones en las que puedes colaborar.

  • Adopta – Sé adoptante o padrino de una familia y suple su necesidad inmediata. #AdoptAFamilyPuertoRico
  • Emplea – Brinda opciones laborales para los desplazados y aquellos que están hábiles para trabajar
  • Refugia – Ofrece soluciones viables de alojamiento a quienes perdieron su vivienda
  • Apoya el Comercio local – Adquiere productos del país, eso contribuye y activa la economía
  • Dona Recursos – Comparte artículos en excelente o buenas condiciones (ropa, zapatos, artículos del hogar, entre otros)
  • Ocúpate – Conviértete en Voluntario en tu vecindario, en la iglesia o en organizaciones de ayuda
  • Comparte tu Talento #PayItForward
    • Construye, Diseña o Suple materiales de construcción para las familias que lo perdieron todo #UnTechoParaLosSinTecho
    • Confecciona alimentos para alguna comunidad
    • Comparte información de recursos de ayuda disponibles en tu área
    • Visita Refugios llevando alegría a través de las artes (música, pintura, baile, entre otros)
  • Crea un Grupo de Apoyo entre tus familiares, amigos y vecinos. No siempre se necesita suplir algo material. También hace falta una mano amiga, una palabra de aliento, un abrazo, un “estoy aquí para escuchar”. En situaciones de crisis es que la solidaridad y la empatía se ponen a prueba. #AmigosUnidos

Estoy segura que otras creativas ideas cruzan tu mente. No te detengas, ponlas en práctica, de eso se trata, porque Todos Podemos Hacer La Diferencia.

(Foto de Arecibo, Puerto Rico tomada en verano 2014)

20140816_181309